Las estufas de bioetanol son un tipo de calefacción doméstica muy popular y de moda que funciona con alcohol desnaturalizado, producido por un proceso biológico de fermentación y destilación de azúcares naturales. El bioetanol se considera un combustible respetuoso con el medio ambiente para la calefacción doméstica, ya que es renovable y tiene una baja toxicidad.

Las chimeneas de bioetanol se están convirtiendo en una opción de diseño muy popular debido a que producen un atractivo efecto de llama, no producen humo y no requieren una ventilación especial para funcionar. Además, son fáciles de instalar y pueden utilizarse en cualquier lugar de la casa; algunas personas incluso las integran en el diseño de su baño.

Los fuegos de bioetanol se encienden con un mechero largo -similar a los que se utilizan para los hornos de gas- y queman alcohol desnaturalizado comprado por litros. En términos de costes de funcionamiento, son más o menos equivalentes a una chimenea de leña, aunque los costes de instalación y el coste de la propia chimenea serán generalmente mucho más bajos. Las chimeneas de bioetanol sólo producen agua y CO2 cuando se quema el combustible, pero la cantidad de CO2 por hora equivale aproximadamente a quemar dos velas. Esto significa que pueden utilizarse con seguridad en cualquier habitación de la casa sin ningún problema de salud, por ejemplo, el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono.