El bioetanol se está convirtiendo en una forma muy popular de calentar el hogar, a la vez que permite crear hermosos diseños interiores con llamas reales y sin humo que no requieren una chimenea ni dejan hollín ni cenizas. Si está pensando en utilizar los fuegos de bioetanol como solución de calefacción en su hogar, probablemente querrá saber primero si el bioetanol en sí es seguro.

El bioetanol es un alcohol simple, de hecho es la misma sustancia que el etanol que se encuentra en las bebidas alcohólicas. Es biodegradable y no es tóxico para el medio ambiente si se derrama. Sin embargo, como el combustible de bioetanol es alcohol puro, no es seguro para el consumo humano, por lo que cuando se vende como combustible, está en una forma desnaturalizada diseñada para evitar que la gente lo beba o lo utilice como ingrediente, con sabores desagradables añadidos. Es seguro tenerlo en casa, pero por supuesto, como con cualquier otro combustible o producto de limpieza, hay que mantenerlo alejado de los niños y los animales y limpiar cualquier derrame antes de encender la chimenea, ya que obviamente es muy inflamable. Los fuegos de bioetanol, al igual que los fuegos reales, deben ser vigilados cuando hay niños o animales domésticos cerca, y se debe evitar tener cables o alambres cerca del quemador.